CÓMO ELEGIR TU CHAQUETA SOFTSHELL

 

Cuando te mueves por entornos cambiantes y climas fluctuantes, tu mejor acompañante es la chaqueta Softshell. Las chaquetas softshell son ligeras, transpirables, impermeables y, por regla general, cortavientos. Se llevan como parte de una prenda de varias capas (conocida como chaqueta shell) junto con una capa base y una capa exterior impermeable y transpirable. 

 

¿QUÉ ES UNA CHAQUETA SOFTSHELL?

Las chaquetas softshell son más lisas y suaves, y permiten una mejor ventilación que sus homólogas hardshell, que están fabricadas con una membrana impermeable transpirable. Las chaquetas softshell también ofrecen un buen nivel de aislamiento ya que regulan la circulación del aire a la vez que mantienen el cuerpo cálido. 

 

¿DE QUÉ ESTÁN HECHAS LAS CHAQUETAS SOFTSHELL?

Las chaquetas softshell a menudo están fabricadas con materiales de tejidos sintéticos y son flexibles y ligeras, además de versátiles. A menudo, se añade elastano al tejido para asegurar que el material sea elástico y no comprometa la movilidad del cuerpo. 

Algunas chaquetas softshell tienen una felpa resistente; otras, comprenden algodón cepillado, y otras están aisladas con plumón o con materiales sintéticos.

 

 

¿SON LAS CHAQUETAS SOFTSHELL CORTAVIENTOS E IMPERMEABLES?

La cara o el tejido exterior de las chaquetas softshell se suele tratar con repelente al agua, por lo que, aunque no son completamente impermeables, sí ofrecen protección contra la lluvia ligera y la nieve. En cuanto al viento, ya sea con una estructura de tejido ceñido o con una tecnología de tejido como la de WindWall™, las softshells son altamente resistentes al viento, incluso a prueba de viento.

La transpirabilidad es un aspecto importante de las chaquetas softshell, ya que están diseñadas para usarse durante el ejercicio. En The North Face garantizamos dicha transpirabilidad gracias a pequeñas perforaciones o una tecnología de secado que ayudan a regular la temperatura corporal para que el calor y el sudor puedan escapar fácilmente. 

Las prendas softshell resistentes al viento están mejoradas con elástico y con la reducción de la permeabilidad al aire exterior. Son las más versátiles ya que son tanto transpirables como impermeables, lo que las hace adecuadas para una amplia gama de actividades y condiciones climáticas. 

 

¿PARA QUÉ SE USAN LAS CHAQUETAS SOFTSHELL?

Las chaquetas softshell se utilizan para hacer senderismo, escalada y montañismo en condiciones variables. El objetivo principal es que mantengas la comodidad mientras realizas la actividad y que no tengas que añadir o quitar capas, ya sea una hardshell o una camiseta básica. No obstante, constituyen una pieza esencial en cualquier sistema de capas de ropa.

 

Las chaquetas softshell no ofrecen protección en condiciones muy frías, húmedas o con viento. Para ello, se necesitan capas adicionales como una hardshell y una capa aislante.

 

¿SE PUEDEN LAVAR LAS CHAQUETAS SOFTSHELL?

Claro que sí. Sin embargo, para mantener la vida útil de las softshell, te recomendamos que las laves solo cuando sea absolutamente necesario, así que presta mucha atención a las instrucciones presentes en la etiqueta de la chaqueta. Para obtener los mejores resultados, tienes que lavar la chaqueta a baja temperatura y en un ciclo de prendas delicadas. 

No utilices nunca suavizante, ya que puedes estropear las características de las fibras. Además, puede que no conserven su forma si utilizas el centrifugado o una secadora.

 

¿SIRVEN LAS SOFTSHELL PARA EL INVIERNO?

Depende. Si vas a estar en una situación de actividad y es probable que la temperatura fluctúe, entonces sí, una chaqueta softshell es importante. Puedes llevarla junto con otras capas, incluida una hardshell, para que te dé aislamiento y protección frente a la nieve y la lluvia. 

Sin embargo, si el nivel de actividad es menor y la temperatura es relativamente estable, puedes usar una chaqueta aislante o un jersey como capa media o bien una sudadera con capucha con una hardshell.

 

Las softshells son muy prácticas ya que son capas medias. Son ligeras, no impedirán que te muevas y proporcionan por sí mismas protección ante cualquier clima. Cuando estés en movimiento, las softshell serán más útiles que una chaqueta totalmente aislante, que no tiene la misma transpirabilidad y flexibilidad.