¿Qué tipo de mochila es mejor para una excursión de fin de semana?

 

Para tu próxima excursión o aventura de fin de semana, elige una mochila en función de su capacidad y comodidad. Querrás llevar todo lo necesario en una maleta que sea fácilmente manejable y transportable. Por eso, busca algo resistente y fuerte que te dé la confianza de que tu equipamiento estará listo cuando llegues al destino. Esta guía te ayudará a considerar detenidamente el tamaño de las mochilas y maletas de viaje, así como algunos consejos para hacer tu maleta y aprovechar al máximo tu viaje.

 

¿Qué tamaño de mochila necesito para viajar? 

El tamaño de la mochila que necesitas para viajar depende de la duración del viaje y del tipo de equipamiento que necesites llevar. Normalmente, las mochilas de día van de 18 a 30 litros, mientras que las mochilas medianas van de 30 a 50 litros para poder hacer acampadas. Para expediciones más largas o ir de mochilero, busca una con más de 50 litros de capacidad.

A la hora de hacerse a la idea de la capacidad real de las mochilas, los tamaños en litros pueden confundir un poco. Una mochila de día tiene la capacidad para llevar comida y agua para un día, una chaqueta ligera, un kit de primeros auxilios y otras cosas pequeñas. La mochila Borealis Classic de 29 litros es un gran ejemplo de mochila de día apta para senderismo o desplazamientos.

Para una escapada de fin de semana o una acampada, busca una de más de 30 litros. Con este tamaño se pueden llevar mudas de ropa. Si necesitas llevar una tienda o vas a hacer un viaje más largo, necesitarás una capacidad de más de 50 litros. A medida que el tamaño de la mochila aumenta, busca diseños de mochila de fin de semana con correas acolchadas para el hombro y sujeción extra en las caderas y el pecho para ayudarte a mantener el peso cómodamente al llevarla.

 

¿Cómo preparar la mochila? 

Para preparar la mochila y empezar a llenarla de manera organizada, dispón tus cosas delante de ti. Coloca las cosas más pesadas en la parte inferior y aquellas cosas que crees que necesitarás con más frecuencia colócalas en la parte superior de la mochila.

 

A la hora de preparar la mochila piensa en la comodidad y en la practicidad. Para que sea cómoda, asegúrate de que el peso esté equilibrado, esto te ayudará a mantener el centro de gravedad, y de utilizar cosas mullidas para inmovilizar los objetos más pesados al caminar. Para evitar tener que escarbar en el fondo de la mochila, coloca las cosas de primera necesidad en un lugar práctico. Las cosas pequeñas se pueden meter en los bolsillos externos y las que tengan formas más raras pueden engancharse o amarrarse en el exterior.

El estilo de tu mochila condicionará su preparación. Por norma general, las mochilas normales tienen múltiples compartimentos, lo cual te permite separar tu carga. Las enrollables, como la mochila Peckham The North Face, tienen el acceso en la parte superior, así que piensa en qué orden colocarás las cosas.

Si necesitas acceder rápidamente a la mochila entera, entonces busca un diseño que pueda abrirse completamente cuando se abra la cremallera. Para mejorar la organización, los compartimentos cuadrados permiten la separación de las cosas en una mochila más grande.

 

¿Para qué se utilizan las maletas o bolsas de lona?

Las maletas de lona son piezas de equipaje versátiles que se pueden utilizar para llevar cualquier cosa, desde kits deportivos hasta equipamientos de acampada. Las bolsas de lona no son rígidas, lo que permite que se adapten a una variedad de contenidos.

Para maletas más grandes que lleven más peso, considera una maleta de lona con ruedas como la Rolling Thunder The North Face. Unas ruedas suaves y un asa extensible de liberación rápida te permiten el fácil desplazamiento de la maleta de 80 litros para llevar todo lo que necesites en unas vacaciones más largas.

 

¿Qué tamaño de maleta de lona puedo llevar en el avión? 

El tamaño medio de una maleta de lona para llevar en cabina es de 55x35x22 cm, pero esto puede variar dependiendo de la compañía aérea, comprueba con tu aerolínea las dimensiones exactas del equipaje de cabina. La ventaja de una maleta de lona es la flexibilidad para comprimirla dentro de los compartimentos superiores.

La mayoría de las maletas de lona de 40 litros funcionan como equipaje de cabina, pero el peso también importa, así que tenlo en cuenta a la hora de hacerla. Muchas compañías aéreas permiten un equipaje de mano y un artículo personal, este puede ser una bolsa pequeña que quepa debajo de tu asiento delantero del avión. Si planeas llevar una mochila o una maleta de lona, entonces, una de estas debe ser lo suficientemente pequeña como para caber debajo del asiento.

 

¿Cómo preparar tu maleta de lona?

Mantén el orden en tu maleta de lona a medida que la prepares: agrupa los objetos similares, utiliza los objetos más pequeños para rellenar huecos y reparte el peso equitativamente por toda la maleta. Considera el uso de compartimentos cuadrados para un acceso rápido y mantén en la parte superior de la maleta las cosas que uses con frecuencia.

La falta de una estructura rígida en la maleta de lona es el motivo por el que es tan versátil, pero ¡evita la tentación de apretujar todo dentro! Ve creando tu propia forma a la hora de meter las cosas. Si tu bolsa está llena, no será fácil acceder a la parte inferior, así que, mantén cerca de la apertura todo lo que necesites para poder acceder rápidamente.

Intenta repartir las cosas pesadas y grandes en la parte inferior de la maleta, y rellena el resto de espacio con cosas más blandas. Puedes ahorrar espacio si enrollas la ropa, esto reducirá las arrugas cuando la bolsa se comprima.