Botas de montaña de invierno, desde las B0 hasta las B3

 

No importa la aventura, llevar calzado adecuado es esencial. Tanto si precisas moverte rápido por un terreno ligero como si necesitas seguridad en la nieve, usa las herramientas adecuadas. Elegir unas botas de montaña de invierno puede ser una tarea ardua. Las características clave incluyen rigidez de la suela, grosor del empeine, compatibilidad con crampones y facilidad de uso. Las botas de montaña van de B0 a B3; los números más bajos son las botas más ligeras y flexibles, y los más altos reflejan la adecuación a terrenos difíciles.

 

¿Qué son las botas B0?

Las botas de montaña B0 son botas de senderismo para usar en primavera, verano y otoño, pero no en invierno. Son flexibles y ligeras, lo que las hace ideales para andar, ir de mochilero o trepar. No se recomienda su uso en nieve y tampoco son compatibles con crampones.  

Las botas B0 tienen la suela flexible y el talón plano; además, cuentan con un diseño de caña baja que te permite moverte más libremente. Son ideales para hacer senderismo en condiciones normales, y su constitución ligera las hace muy cómodas en caminatas largas. No se recomiendan para la nieve ni para escalar. Además, no están diseñadas para su uso con crampones ya que estos pueden dañar los materiales más suaves de las botas.

¿Qué son las botas B1?  

Las botas de montaña B1 se pueden usar en primavera, verano, otoño, y cuando el invierno sea favorable. Son más rígidas que las B0, por lo que se pueden usar para caminar sin que pierdan su peso ligero. Las botas B1 son compatibles con crampones C1. Aunque sean unas botas completas, no se recomiendan para escalar o en condiciones adversas de montaña en invierno. 

Las botas B1 son versátiles, por ello son las híbridas ideales para todo el año. Su parte superior de cuero o tela permite la transpirabilidad y flexibilidad. La entresuela semirrígida está diseñada para el uso de crampones C1. Tienen el talón plano, pero no el borde de los dedos necesario para los crampones C2. Son ideales para terrenos mixtos y rutas rocosas menos técnicas. 

 

¿Qué son las botas B2?   

Las botas de montaña B2 son perfectas para todo el año. Tienen la suela rígida y la parte superior adecuada para condiciones adversas del invierno en montaña. Además, conservan un poco de flexibilidad para andar. Las botas B2 no tienen el borde del talón para crampones C2.

Las botas B2 sirven para hacer montañismo y escalada mixta. El mayor grosor de la parte superior añade aislamiento en comparación con las B1. Las botas B2 son muy duraderas, tienen hendiduras anchas en la suela y son más altas, por lo que te dan el apoyo y la protección necesarios en escaladas de nivel medio y en terreno glaciar. Puedes usar crampones flexibles C1 con las botas B2, pero también son compatibles con crampones C2 con fijaciones de clip en el talón.

¿Qué son las botas B3?  

Las botas rígidas de montaña B3 son para montañismo de alto nivel, como escalada en nieve e hielo. Su alta rigidez en suelas y parte superior da más tracción en las condiciones más adversas. Las botas B3 tienen una plataforma en la suela, por lo que son compatibles con crampones C3. 

Las botas B3 proporcionan el máximo nivel de apoyo en los ejes lateral y central para la escalada técnica en todas las condiciones. La rigidez de estas botas las hace menos apropiadas para el senderismo general en condiciones normales. Se pueden usar crampones C3 con las botas B3, aunque también funcionan con crampones C2 más ligeros, dependiendo del terreno.